Loading

La Dra. Eguren responde todas nuestras dudas sobre el acné adulto

“Tengo más de 25 años y tengo acné. ¿Por qué? ¿Qué estoy haciendo mal?”. Esta es una de las preguntas más frecuentes que reciben nuestras Beauty Advisors. Que el acné está relacionado con la pubertad y la adolescencia es cierto, pero también es verdad que lo está una vez llegamos a ser adultos. Eso sí, es importante conocer las diferencias entre el acné adolescente y el adulto: ni sus causas ni las formas de tratarlo serán parecidas. Hablamos con la Doctora Cristina Eguren, dermatóloga de la Clínica Eguren Dermatología y Estética en Madrid y miembro de Top Doctors, para que nos aclare algunas dudas.

¿Por qué motivos puede aparecer el acné en la edad adulta?

El acné adulto aparece a partir de los 25 años bien por persistencia del acné adolescente o por aparición de novo, es decir, en personas que nunca tuvieron acné durante la pubertad. Lejos de lo que se cree, el acné adulto es bastante frecuente puesto que afecta en torno a un 15% de mujeres y 2-3% de hombres. Su principal causa es hormonal y por ello es importante valorar si hay algún trastorno hormonal asociado al propio acné (aparición de vello, menstruaciones irregulares, caída de pelo, aumento en la producción de grasa en la piel y el pelo…). También pueden influir en su aparición otros factores como el estrés, el uso inadecuado de cosméticos, la manipulación de las lesiones, etc.

¿Qué diferencia hay entre el acné adulto y el acné que aparece en la adolescencia?

En el acné adulto predominan las lesiones inflamatorias, es decir, los granos rojos profundos y en ocasiones dolorosos, y aparecen fundamentalmente en el tercio inferior de la cara (zona de mandíbulas y mentón). En el acné adolescente, en cambio, suele haber más comedones (puntos negros) junto con granos rojos y espinillas y las lesiones comienzan a aparecer en la zona de la frente y la nariz.

¿Puede aparecer acné en una piel seca? ¿En qué consistiría el tratamiento en ese caso?

El acné suele conllevar un aumento de tamaño y función de la glándula sebácea y, por tanto, la piel acneica suele tener un exceso de grasa. Sin embargo, es frecuente ver pieles grasas pero deshidratadas, en los que las células cutáneas no retienen agua de forma adecuada. El paciente lo que nota es la piel grasa con granos en algunas zonas y seca y descamada en otras. En estos casos es fundamental lograr reequilibrar el funcionamiento de las células de la piel, regular la producción de grasa y lograr que la célula retenga agua.

¿Qué ingredientes recomendaría? Se habla mucho de la mucina de caracol y la centella asiática, ¿qué función cumplen estos ingredientes?

A nivel tópico recomendaría el retinol o ácido retinoico con el que conseguimos regular la exfoliación de la piel y evitar los comedones, regular la producción grasa, activar a la célula para que funcione adecuadamente y aumentar la producción de colágeno para mejorar las cicatrices.

La mucina de caracol contiene alantoína, un principio activo natural muy útil en la reparación de heridas. La centella asiática, también conocida como Hierba de Tigre, es un ingrediente conocido desde hace siglos en la medicina tradicional china y que ejerce una función reparadora, hidratante y estimuladora de la producción de colágeno. Ambas pueden ser adecuadas, como añadidos al tratamiento de acné, para ayudar a reequilibrar la piel y mejorar las cicatrices.

Cristina Eguren
Dermatóloga
Clínica Eguren Dermatología y Estética
www.dermatologiayesteticaeguren.com

2 thoughts on “La Dra. Eguren responde todas nuestras dudas sobre el acné adulto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *